EL REMEDIO PARA CASI TODOS LOS PROBLEMAS

EL REMEDIO PARA CASI TODOS LOS PROBLEMAS


¿Un problema, eso que me cuentas? A estas alturas sabemos darle a las cosas la importancia justa. Y también la solución que precisan.

Todos los días me digo a mi misma: “Menos mal que ya no soy una jovenzuela”. Mira que se sufre por tonterías cuando se lleva poco tiempo en el planeta. Todavía me veo a mi misma, con catorce años, delante del espejo con un ataque de ira porque la coleta no me quedaba como a mí me gustaba. Ahora nos toca a nosotras enfrentarnos al sufrimiento de nuestros hijos o amigos jóvenes por cosas que sabemos que no son el fin del mundo. En fin, echemos la vista atrás, seamos comprensivas y aportemos todo lo que nos ha enseñado la vida para explicarles que “esas grandes tragedias” tienen solución.

¡Mamá, he discutido con mi novio!: Llego del trabajo y mi hija me recibe llorando desconsolada y mirando fijamente la pantalla del teléfono por si le entra algún Whatsapp reconciliador. Vamos, como yo hace años, cuando esperaba a que sonara el teléfono, con un nudo en el estómago. En el fondo, lo único que cambia es la tecnología. Decido cortar por lo sano y le propongo a mi hija su plan favorito: “¡Venga, vámonos de compras!” Ya sé, casi seguro, lo que va a pasar. El chaval, viéndola desconectada durante un buen rato, decide dar el primer paso… ¡y la llama antes de la cena! Bien: la vida vuelve a tener sentido… ¡hasta la próxima pelea, claro!

¡Mi vestido nuevo tiene una mancha!: De seda pura y bastante caro, el vestido que le regalamos a mi hija estas Navidades vuelve de una boda con un manchurrón que parece el mapa de España. Y ella, como ahora se dice, “desesperada no: lo siguiente”. Qué si soy una zafia, que si no tenía que haberme puesto a bailar con aquella copa de vino tinto en la mano, que si por qué no me lo compré de color negro… ¡Qué manera de flagelarse! Igualito a lo que hacía yo a su tierna edad. “¿Has oído hablar de una cosa que se llama “tintorería”, hija mía?”. Tras prometerle que a esa mancha le quedan horas de vida, la tragedia se disuelve como si nada. Eso sí, que esto nos valga de lección para el futuro: la seda beige y el vino tinto no hacen buena pareja.

¡Me ha salido un grano horrible!: “Justo hoy que había quedado para salir”. Para qué explicarle a mi hija que los granos también salen el fin de semana y que las hormonas se agitan aún más con el nerviosismo. Mejor calmarla con soluciones: lo primero, quitarse todo el maquillaje de la cara, pasarse una crema exfoliante, secarse bien con una toalla limpia, a suaves golpecitos…Y ahora, nada de ponerse capas de maquillaje sobre el maldito grano. Mejor un corrector especial con algún activo desinfectante (los hay de varias marcas). Unos pequeños toques y el grano queda tapado y desinfectado a la vez. Unos polvos sueltos por toda la cara igualarán la piel y la dejarán perfecta. Mi hija ya está lista para salir y triunfar. ¡Granitos a mí!

¡No soporto este dolor de garganta!: Esta vez es mi marido el que se queja como si le estuvieran matando. Le inspecciono, iluminando la zona afectada con una linterna: ni rastro de placas, sólo un poco de enrojecimiento. Parece que no harán falta medicinas sino algunos cuidados naturales. Lleno una taza con agua caliente y deshago en ella una cucharada de miel que luego mezclo con el zumo de medio limón. Mientras mi marido lo bebe a pequeños sorbos, quejándose de lo que le pica en la garganta, ya comienza a encontrarse mejor. Para quitarle el dolor, mojo un pañuelo en alcohol de romero y se lo ato al cuello. Me mira como si estuviera loca, pero enseguida se empieza a quedar adormecido en la cama. Si es que en el fondo, lo que necesitaba era un poco de mimo.

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso

LOS 7 REGALOS QUE MÁS ILUSIÓN LE HACEN A UNA MADRE

Aquí tienes la lista de los regalos “más sentidos”, de los que más ilusión nos hacen y recordamos con más cariño. ¡Puede que te sirvan de inspiración!

IDEAS DIY PARA HACER CON FOTOGRAFÍAS. TUS MEJORES RECUERDOS, ¡SIEMPRE CONTIGO!

Haz que tus mejores recuerdos perduren para siempre con estas ideas DIY, ¡te ayudarán a conservar tus fotos de una forma original!

Oral-B Genius

Cepíllate como un experto

Fairy Ultra

El poder antigrasa que siempre te sorprende