CÓMO IRTE DE VACACIONES Y GARANTIZAR LA SUPERVIVENCIA DE TUS PLANTAS

CÓMO IRTE DE VACACIONES Y GARANTIZAR LA SUPERVIVENCIA DE TUS PLANTAS

Consejos para “preparar” y “cuidar” tus plantas para que sobrevivan a tu ausencia (tengas o no un buen samaritano que cuide de ellas).

Consejos para “preparar” y “cuidar” tus plantas para que sobrevivan a tu ausencia (tengas o no un buen samaritano que cuide de ellas).

Misión: irte de vacaciones, volver y que tus plantas sigan vivas.

La pregunta del millón: ¿cómo asegurar su bienestar y cuidados mientras estamos ausentes? Porque amiga: ¡ellas no pueden acudir a la sombra cuando tienen demasiado calor ni al grifo cuando tienen sed! 

Prepáralas para tu marcha

Si tienes muchas plantas y te preocupa su bienestar durante el verano es porque para ti son casi como una mascota, solo que en lugar de mover los bigotes o ladrar, ellas te agradecen tus cuidados con su color verde, sus hojitas y sus flores de colores. Así que, a ti, amante de las plantas, no sé cuánto de América te podremos descubrir con este artículo… ¡pero lo intentaremos!

  1. Adaptadas a la “dieta” de agua correcta. Ya sabes que en invierno podemos dejarlas solas felizmente, porque necesitan poco riego y están “semidormidas”, pero de cara al verano, es mejor que tus plantas estén más acostumbradas a riegos espaciados que a riegos frecuentes, es decir: mejor empapar a tu maceta en la bañera una vez a la semana (y dejarla escurrir, claro) que regarla “a poquitos” tres veces a la semana. Así, sabes que si te vas una semana y las plantas se quedan dentro, donde solo les da la luz y no el sol, aguantan tranquilamente. La costumbre cuenta.
  2. Evita la exposición directa al sol. En primavera les viene genial, pero en verano, la radiación solar es tan potente que conviene alejar a la planta de ella. Para las plantas de la terraza (y también las de interior que estén cerca de ventanales con sol directo), una solución es dejarlas dentro de casa con ambiente fresco: toldo bajado o persianas semi-bajadas, barreños de agua para que haya humedad dentro de la habitación, y si puedes el aire acondicionado programado para que salte 5 minutos una vez al día y refresque un poquito. Si las dejas fuera sin riego, aunque las protejas del sol, pasarán días muy duros… 
  3. Maceta de arcilla, bien limpita: el recipiente que contiene la planta cumple un papel fundamental en la conservación del sustrato, que es la base para el alimento e hidratación de la planta. Si dudas de las macetas de plástico pequeñas, haces bien: antes de irte de vacaciones trasplanta a tu plantita a una casa mejor, de arcilla, que no tenga fisuras y esté limpia. No sólo aguantará más tiempo sin regar, sino que crecerá más a gusto. 
  4. Antes de marcharte: riega abundantemente y colócalas en un lugar con luz indirecta pero nunca a oscuras. Elimina las partes secas o dañadas, para que no consuman energía de la planta.

Vacaciones, ¿qué hago con las plantas?

Sistemas de riego a distancia, ¡riega desde la playa! 

Si tienes riego automático está todo apañado, si no, mira a ver qué tal estos sistemas: 

Instálate un riego: con aspersores, difusores o goteo, dependiendo de si es terraza, patio, jardín, invernadero o terraza de la cocina. No necesitas grandes complejidades: hay programadores muy sencillos que funcionan con pilas, llevan la electroválvula incorporada y van conectados directamente al grifo. 

“El visitador de plantas”: si tienes una persona de confianza que se pueda “pasar a regar” en tu ausencia (y que además entiende de plantas), tienes un tesoro. Si no, también puedes contratarla. En cualquier caso conviene dejar información e indicaciones sobre las necesidades de cada una, en un papelito delante de la maceta en cuestión, y los utensilios que pueda necesitar esa persona bien a mano. 

Agua en gel: búscala en forma de vasitos o bolsas de plástico de gel. Las venden en las grandes superficies, en la sección de jardinería. Duran hasta treinta días mientras el gel se va deshaciendo, y mantiene el sustrato hidratado. A mí me encantan como “sistema de seguridad” para algunas plantas, sobre todo en interior. ¡Solo tienes que colocarlo en contacto con la tierra! 

Hidrojardineras o macetas autoriego: son unos contenedores que disponen de un compartimento aislado en el fondo para almacenar el agua. Este depósito va suministrando en cada momento el agua demandada por la planta mediante el principio de capilaridad. ¡Tu única labor será controlar el nivel del depósito e ir rellenándolo cuando corresponda! (que puede ser de 2 semanas a un mes y medio dependiendo del recipiente y la temperatura). Se recomienda colocar una capa de gravilla en el fondo de la maceta antes de echar la tierra, para aislar el exceso de humedad. Y ojo con llenar demasiado el depósito…

Vacaciones, ¿qué hago con las plantas?

El método bañera: si tus plantas no necesitan mucha luz (o tienes un baño con luz), puedes acomodarlas con un dedo de agua en la bañera. Si necesitan luz, podrás acomodarlas en barreños con agua y piedras para mantenerlas hidratadas. Ya lo dice Mariano Sánchez, conservador del Real Jardín Botánico de Madrid, “para aportar humedad a la planta durante nuestra ausencia, colócala encima de unas piedras que tengan agua debajo, para que la planta roce el agua". También vale un plato o tiesto de barro colocado al revés y sumergido en agua para conducir la humedad hasta tu planta. 

El cordón y la botella: hace poco descubrimos en un blog este truco y nos pareció económico y viable. Solo necesitas un par de cordones de zapato de algodón y un recipiente de uno o dos litros lleno de agua; ponemos un extremo de los cordones bien sumergidos en el agua, y los otros bien enterrados en la planta. Así, cuando la tierra lo necesite, ¡absorberá el agua a través del hilo! 

Conos para riego por goteo, de esos a los que puedes enganchar una botella de agua invertida (por el cuello), cortarle el culete y rellenarla de agua para que gotee y gotee en tu ausencia. Los hay de plástico y de arcilla, a mí me gustan estos últimos. 

Hay otros modelos que tienen tubos de plástico que se deben introducir en un recipiente lleno de agua. Antes de clavar el cono en la tierra se tiene que purgar todo el aire llenándolo de agua. Importante: el recipiente lleno de agua ha de colocarse ligeramente por debajo del cono.

 

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te gusta? ¡Seguro que tú tienes más ideas! Comparte alguna con nosotras y añádelas a la lista a través de los comentarios.

 

 

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Al hacer clic en Enviar confirmo que he redactado la totalidad de este contenido y acepto los términos y condiciones
  • Mostrar comentarios

Excelentes consejos

Carme 04/07/2018

Gracias por recordarnos las múltiples posibilidades a la hora de atender las plantas cuando nos vamos de vacaciones. Me encanta el abanico de opciones, se puede elegir la más adecuada a la economía de cada uno y a sus circunstancias. Gracias!

Plantas en verano

Cinta 03/07/2018

Hola! Yo he probado el sistema del cordón y la botella y la verdad es que no es muy fiable, el agua. de gel me parece buena opción, la compraré en el próximo viaje y a ver que tal. Me encanta. vuestros consejos porque son muy prácticos! Saludos!

10 + 1 TRUCOS DE AHORRO EN CASA

Basta ya, tras las fiestas y las rebajas ha llegado el momento de luchar contra los gastos: aquí tienes nuestros trucos más efectivos.

¿CÓMO CAMBIA LA VIDA CUANDO LOS CHICOS SE MUDAN?

No se puede negar que ver el nido vacío da algo de tristeza, ¡si no sintiéramos nostalgia no seríamos humanas! Pero tú y yo sabemos que los jóvenes necesitan su independencia tanto como nosotras necesitamos