¡ENGANCHADAS A INTERNET, UNÍOS… Y DESCONECTAD!

¡ENGANCHADAS A INTERNET, UNÍOS… Y DESCONECTAD!

Cerrad los ojos. ¿Vuestro dedo sigue pegado al móvil? ¿No podéis hacerlo porque dejaríais de ver la pantalla del PC? ¡Ha llegado el momento de desconectar!

Imaginaos la escena. Unas cuantas amigas llevábamos meses intentando quedar, pero nuestras agendas de ministras nos lo impedían. Hace unos días, por fin los astros se alinearon a nuestro favor. Un restaurante encantador que la mayoría no conocíamos. Besos, abrazos, ambientación perfecta y camarero voluntarioso. De entrante, Sashimi de salmón noruego con wakame y helado de wasabi para celebrarlo. Teníamos un montón de cosas que contarnos y nos cortábamos las frases unas a otras. Menos de diez minutos después, solo hablaba Susana y nadie le hacía ni caso. Hasta que soltó un “¡Holaaa, ¿hay alguien ahí?!!” que nos devolvió a la realidad. Sin darnos cuenta, nos habíamos puesto a contestar un email, luego un whatsapp, vaya, una llamadita que no sé de quién es… Y una cosa lleva a la otra… (¡¡lo más ridículo fue que uno de los mensajes que estaba leyendo era de Marta, que estaba sentada delante mío!!). Susana sacó una bolsa de tela y, en silencio, cual penitentes, metimos en ella todos los teléfonos. ¡Y, sí, la noche acabó siendo de las antológicas!

Pero os confieso que el episodio me ha impresionado. Conozco algunos de los trastornos psicológicos que corremos el riesgo de sufrir los internautas. ¡Pero nunca pensé que yo misma estaba abducida hasta ese punto! Desde la nomofobia o angustia causada por no tener acceso al teléfono móvil; pasando por la depresión del Facebook, provocada por tener o demasiados o demasiado pocos contactos en la red social. O la cibercondria, por la que estás convencido de padecer una enfermedad cuya existencia has conocido a través de Internet. ¿Y qué me decís del efecto Google?, cuando nuestro cerebro se niega a aprender o recordar algo porque piensa que no es necesario tanto esfuerzo… ¡si toda la sabiduría humana está a un clic de distancia! Si reconocéis alguno de estos síntomas, si empezáis a preferir la vida en el mundo virtual que en el real, si os ocurre algo parecido a lo mío en el restaurante… ¡Aprended a desconectar ya mismo! Yo ya estoy en ello…

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso
  • Mostrar comentarios

se queda en casa

angeles 05/01/2016

Totalmente de acuerdo, cuando salgo.... el móvil se queda en casa, ya no olvido mi vida por compartir la de otros a través del móvil, compartir y disfrutar de la familia, amigos, hasta en el super... si es en la calle siempre con la compañía de todos ellos, el móvil ya me estresaba.... y me ocupaba fijo una mano, eso paso a la historia " espero " feliz dia de reyes amigas.

Pangea Unleash Madrid

Este mes de septiembre llega el evento Unleash Madrid, un evento diferente (casi un espectáculo) dirigido a jóvenes emprendedores. ¡Te contamos lo que es y cómo participar si tienes un jovencito en casa (o

TRUCOS BÁSICOS PARA UTILIZAR EL MÓVIL COMO TUS NIETOS

Con estos consejos aprenderás a ampliar la duración de la batería, ¡incluso a trabajar online! Vamos a sacarle el mayor partido a nuestro móvil y a convertirnos en expertos de la generación digital.

Fairy Ultra

El poder antigrasa que siempre te sorprende

Ariel 3en1 Color

Tu colores preferidos durante más tiempo