¡SUJETADOR MON AMOUR!

¡SUJETADOR MON AMOUR!

Su función principal es realzar nuestro atractivo personal.

"Yo. aún conservo algunos de mi ""dote"": pequeños, de triángulo, de seda, de lunares o lisos. Color nata, blanco, crudo, con tirantes finos. ¡Restos arqueológicos! El sujetador, hoy en día, tiene unas características menos variables: de hecho, ahora parece imposible encontrar uno que no sea con relleno, tecnológico, de foam, push-up y con tirantes de silicona. ¡Está muy bien la modernización, pero todo tiene un límite! Ahora hasta las niñas sólo llevan modelos ""preformados"" aunque no lleguen a la 85.

El hecho es que el sujetador, además de gustarnos, antes que nada debe adaptarse a nuestra figura, independientemente de si queda invisible o se entrevea en las primeras transparencias de la temporada.
Porque, admitámoslo, también es una pasión, aunque con el tiempo se acaba renunciando a algo.

Así que aquí tenéis algunas sugerencias para halagar a nuestra vanidad.

Si el pecho es pequeño, no hay límites a la imaginación y en primavera incluso podemos concedernos un modelo de cuadraditos vichy (esos que hicieron famosa a Brigitte Bardot en los años 60 ) ¡o florecitas naif! Está claro que no son lo más sexy del mundo, pero son ideales para la romanticona que llevamos dentro o para quien conserva un alma un poco hippie.

Por su parte, quien tiene un buen escote generoso podrá elegir un ""shaping"", es decir, un sujetador que modela y contiene un poco, pero sin apretar, todo lo contrario. Tejidos ultraligeros y sin costuras son las prerrogativas de estos modelos, que se pueden combinar con fajas de sujeción muy ligera que resaltarán la cintura.

¿Os parece que todo esto carece de sensualidad? ¿Nos encantan los encajes y las puntillas? Entonces vamos a la caza de compras frívolas y zalameras, en colores pastel y caramelo: rosa, verde agua, celeste, nata y visón son los colores perfectos para la primavera, incluso bajo camisas ligeras.

Hay que evitar como la peste el efecto ""pobres, pero bellos"", es decir, sujetador negro bajo camisa blanca y viceversa, o los tirantes a la vista. Hay modelos sin tirantes incluso para pecho abundante. ?El comodín es el color carne, que, muy lejos de ser ""viejo"", es un cómplice perfecto, aliado de cualquier look.
Luego podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación con los diferentes tipos de modelos, según el escote de la ropa. Y si, como sucede a menudo, un pecho es más grande que el otro no pasa nada: ¿conoces los ""rellenos de quita y pon""?. ¡Usa sólo uno en el pecho más pequeño y ya está!"
Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso
  • Mostrar comentarios

encantan los encajes y las pun

Jane 14/09/2015

El hecho es que el sujetador, además de gustarnos, antes que nada debe adaptarse a nuestra figura, independientemente de si queda invisible o se entrevea en las primeras transparencias de la temporada. Porque, admitámoslo, también es una pasión, aunque con el tiempo se acaba renunciando a algo.

6 FORMAS INTELIGENTES DE COMBATIR LAS OJERAS

Recupera la vitalidad de tu rostro y atenúa ese color oscuro bajo los ojos siguiendo unos sencillos consejos

VÍSTETE CON LOS COLORES QUE TE QUIEREN

Elegir el color acertado para tu ropa puede cambiar tu aspecto.