UNA POSTURA DE YOGA PARA CADA SÍNTOMA DE LA MENOPAUSIA

UNA POSTURA DE YOGA PARA CADA SÍNTOMA DE LA MENOPAUSIA

Desde los sofocos a las noches sin dormir, algunas posturas de yoga pueden mejorar cualquier molestia provocada por la menopausia. Sigue leyendo, apúntatelas y pongámonos manos a la obra.

Hay un montón de remedios para mitigar los síntomas de la menopausia, pero yo prefiero apartarme de las píldoras y tratar de calmarlos de forma natural, con ejercicio, por ejemplo. ¡Los estudios han demostrado que practicar yoga es muy bueno!

Disminuye bastante los sofocos, aumenta la libido y mejora el estado de ánimo. También es reconfortante saber que puedes hacer ejercicio sin preocuparte de las “fugas” con Ausonia Discreet. Las compresas son ultra finas, muy cómodas y están diseñadas para bloquear la humedad y neutralizar los olores, ¡así es fácil sentirse segura!

Síntoma: dolores de cabeza

La pose: perro mirando hacia abajo
Por qué funciona: al dejar que tu cabeza cuelgue entre tus hombros, la sangre fluirá hacia allí proporcionando alivio.

Cómo hacerlo:
1. Desde la posición de rodillas sobre las manos y las rodillas, empuja con manos y piernas y levanta las caderas como si quisieras que tocaran el techo, empujando suavemente la cabeza hacia las rodillas. El cuerpo formará una V invertida. Es posible que tus talones no toquen el suelo, pero eso está bien.
2. Baja los antebrazos a la alfombra, manteniendo una línea recta entre los codos y los dedos del medio. Trata de estirar las piernas y bajar los talones hacia el suelo.
3. Relaja la cabeza entre los brazos y mira a través de tus piernas, aguanta cinco respiraciones.

Hazlo más fácil: Dobla las rodillas si sientes presión en la parte baja de la espalda. 

Síntoma: problemas de sueño

La postura:inclinación de ángulo
Por qué funciona: Esta postura es ideal para equilibrar la energía después de un día estresante, alivia la rigidez, calma y abre el corazón.

Cómo hacerlo:
1. Acuéstate sobre la espalda, dobla las rodillas y pon las plantas de los pies juntos.
2. Lleva los talones lo más cerca posible de sus caderas y deja que tus rodillas caigan abiertas, separadas.
3. Inspira y desliza los brazos por el suelo sobre la cabeza, las palmas juntas.
4. Aguanta durante 4-8 respiraciones, luego suelta suavemente.

Hazlo más fácil: Si necesitas apoyar las rodillas o la parte inferior de la espalda, coloca una manta o una almohada debajo de ellas.

Síntoma: dolores variados

La postura: gato-vaca
Por qué funciona: Templa el cuerpo suavemente y alivia la tensión en la columna vertebral, mejorando la postura y abre las caderas que se han quedado rígidas.

Cómo hacerlo:
1. Comienza a cuatro patas, con las rodillas separadas por el ancho de la cadera, las manos directamente debajo de los hombros y la columna recta.
2. Primero inspira, arqueando la columna hacia abajo: deja caer la tripa, eleva las caderas y levanta la mirada hacia el techo. Esta es la vaca.
3. Luego exhala, arquea la espalda hacia arriba: inclina lentamente la barbilla hacia el pecho y levanta los omoplatos y la parte superior de la espalda hacia el techo. este es el gato.
4. Repite la secuencia lentamente cuatro veces, luego vuelve a mantener la columna recta, o neutral.

Hazlo más fácil: Esta postura debe ser cómoda, si te duelen las muñecas, coloca los antebrazos en el suelo.

Síntoma: ansiedad

La pose:cadáver
Por qué funciona: ¡A veces las posturas más simples son las mejores! Esta es genial para cuando la ansiedad se apodera de ti, porque anima a tu cuerpo a hundirse en el suelo, haciendo que concentrarse en la respiración sea más fácil.

Cómo hacerlo:
1. Acuéstate sobre la espalda, las piernas rectas, los brazos a los lados, las manos un poquito separadas, con las palmas hacia arriba. Deja que tus pies se abran, cierra los ojos y respira.
2. Permítete sentir el peso de tu cuerpo sobre el suelo, desde las plantas de los pies hasta la cabeza, libera conscientemente cada parte del cuerpo, incluida la cara. Quédate así 5 minutos de reloj.
3. Termina haciendo más profunda tu respiración, y luego empieza a mover los dedos de las manos y los pies. Rueda hacia tu lado derecho y descansa allí un momento.

Hazlo más fácil: ponte un antifaz de ojos o una toallita doblada sobre ellos, y una toalla enrollada debajo de las rodillas para conseguir una relajación aún más profunda.



¿Te ha gustado este artículo? ¡Esperamos que sí! Además, si tienes algún otro secreto para lidiar con los síntomas de la menopausia y quieres compartirlo con nosotras, ¡déjanos un comentario!

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Al hacer clic en Enviar confirmo que he redactado la totalidad de este contenido y acepto los términos y condiciones
  • Mostrar comentarios

Muy interesante

colibri 04/08/2018

sería mejor añadir una secuencia de fotos para que quede mas claro como hacer las posturas. Saludos

Mejor con ilustraciones

Maite 29/10/2017

Me ha gustado mucho el artículo, pero creo que quedaría más claro si se acompañan las posturas con alguna fotografía o dibujo. Gracias.

DAÑOS DEL SOL EN LA PIEL: ¡PREVENIR Y CURAR!

Consejos prácticos y sencillos para proteger la piel del sol. ¡Porque más vale prevenir que curar!

¡MANTÉN TU CEREBRO EN FORMA!: 5 CLAVES BÁSICAS

Mente sana: cinco formas sencillas y rápidas de mantener tu cerebro en forma