EL “EGO”, UN PROBLEMA QUE PODEMOS CONTROLAR

EL “EGO”, UN PROBLEMA QUE PODEMOS CONTROLAR

Cuando entiendas que el ego mal orientado es la causa de muchas discusiones o contratiempos personales que tienes a día de hoy, sabrás que hay que “darle esquinazo”. ¡Mira cómo!

“Recortas y moldeas tu pelo, pero casi siempre olvidas recortar y moldear el ego”, decía Albert Einstein. Y qué razón tenía, pero ojo, el ego no siempre es negativo si aprendemos a controlarlo, ¡aquí te dejamos siete pasos para hacerlo!

Hace poco fui a una clase de meditación con mis amigas, “por probar”. Y la verdad es que lo que menos hicimos fue meditar. En hora y media, “el profe” nos habló de uno de los mayores problemas del siglo XXI: el ego, y de cómo atajarlo a través de la compasión. Fue en esa clase cuando entendí que muchos de los problemas que he tenido a lo largo de la vida con mi pareja los he “causado” yo misma por cuestiones de ego. Frases como “no me valoras, no tienes en cuenta todo lo que hago por ti, me siento sola, no me has dado ni las gracias”; esos “sentirte menos”, las inseguridades y los ataques o las reacciones desmedidas de furia frente a cosas no muy graves tienen una diagnosis clara, el ego. 

Nos hemos criado con el “piensa mal y acertarás”, viendo el lado oscuro de las cosas y dando por hecho que el ser humano hace el mal por naturaleza. Inconscientemente nos incluimos en el saco, asumiendo nuestra “maldad” y por tanto la de nuestra pareja, ¿y qué pasa? Que al final, desconfiamos, nos defendemos (de algo que tal vez ni exista) atacando, y atraemos otro ataque de vuelta. En mi caso, siendo sincera conmigo misma, todo esto es muy cierto. 

Me pareció una charla tan interesante que he pensado que sería un buen tema para tratar aquí. Así que os contaré un poco cómo se puede evitar que el ego tome el control, y si os engancha hay miles de libros que os ayudarán a ser más felices. 

Qué es el ego

El ego es el yo venido a más, por decirlo de alguna forma. El “ego negativo” es el yo tratando de resaltar su individualidad al hacer de menos a otros, dominarlos, acaparar todo para sí, incluso dañar. 

Una de sus características es el miedo. El miedo a no ser amado, a no ser aceptado, a no ser integrado, al futuro, a lo que pueda ocurrir. Actuamos desde el ego cuando estamos tensos frente al otro, porque significa que estamos (de alguna manera) defendiéndonos, protegiéndonos o generando corazas (¿te suena esto en tus discusiones?). 

Otra característica del ego es la avidez, el deseo. La sensación constante de que “algo falta”. Y en eso se basa nuestra cultura actual, el consumismo es eso. La mayoría no lo sabe, pero el ego nos afecta día a día en nuestra relaciones laborales y personales. Así, “el egoísmo es una actitud que satisface al ego y que rechaza la compasión, el amor. Por eso un egoísta no siente el sufrimiento de los demás como suyo, no se compadece”. 

Ego positivo

¿Qué hay que hacer entonces para contrarrestar este ego? Ser honrado, sincero y honesto. Actuar desde el amor y la compasión, y desde la generosidad. No es broma y no soy un libro de autoayuda, es la verdad: para utilizar el ego de forma positiva debe ir acompañado de autoconocimiento e inteligencia emocional. Es decir, se trata de conocer nuestras capacidades y habilidades (igual que nuestras debilidades) y de escuchar y comprender a los demás. 

7 pasos para controlar tu ego y ser feliz

Aquí te dejamos siete recomendaciones para ayudarte a evitar la parte negativa del ego. ¡Toma nota! (al leerlas te vas a dar cuenta, fijo, que haces muchas de estas cosas muy a menudo). 

1. No te sientas ofendido

Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontrarás cada dos por tres… ¡Es tu ego en plena acción! Pero “lo que te ofende sólo contribuye a debilitarte”. Sentirte ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y lleva al ataque, al contraataque y la guerra… Como dicen por ahí: “no te ofendas, piensa bien y vivirás más tranquilo”. 

2. Libérate de la necesidad de ganar

Ganar siempre es una tensión innecesaria. ¿Por qué? Porque, en última instancia, es imposible ganar todo el tiempo. Y si te dedicas a clasificar entre ganadores y perdedores, siempre habrá alguien más rápido, más joven, más fuerte, más listo y con más suerte que tú, y te sentirás “insignificante y despreciable”. Tú no eres tus victorias. 

Disfrútalo todo sin necesitar ganar un trofeo. Vive en paz y las victorias surgirán en tu vida a medida que dejes de ir tras ellas. 

3. Libérate de la necesidad de tener razón

Yo he visto cómo acababan relaciones maravillosas por la necesidad de ciertas personas de llevar siempre la razón. Pero es el ego el que necesita tener razón, no tú. Tu yo real es bondadoso, cariñoso y receptivo, y está libre de ira, resentimiento y amargura. No seas esclava de tu ego y ayúdate a ser feliz. 

4. Libérate de la necesidad de ser superior

La verdadera nobleza no tiene nada que ver con ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras antes, si quieres competir con alguien, hazlo contrati misma en una carrera de valores. Céntrate en tu crecimiento, con constante conciencia de que no hay nadie mejor que nadie en este planeta (para eso es importante dejar de valorar a los demás basándote en su aspecto, sus logros o posesiones: cuando proyectas sentimientos de superioridad, eso es lo que te será devuelto). 

5. Libérate de la necesidad de tener más

El mantra del ego es “más”. Y no te engañes: en realidad necesitamos muy poco para sentirnos satisfechos y en paz. 

6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros

No eres tu cuerpo y tus logros. Eres más, mucho más. Agradece las capacidades que te han sido concedidas y la motivación para lograr tus éxitos dando gracias por ello a la vida. 

7. Libérate de tu fama

La fama que tienes no está localizada en ti, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella. “Haz el bien y no mires a quien”, y acepta la responsabilidad de lo que reside en ti: tu carácter. Deja que otros discutan sobre tu fama, ¡no tiene nada que ver contigo!

 

¿Qué piensas? ¿Te ha gustado este artículo? ¡Estamos deseando leer tus comentarios! Victoria y P&G quieren que seas feliz, por eso ponen a tu disposición estos contenidos. Si hay temas de los que quieres hablar, o que quieres que abordemos, ¡escríbenos!

 

 

 

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Al hacer clic en Enviar confirmo que he redactado la totalidad de este contenido y acepto los términos y condiciones
  • Mostrar comentarios

El ego

Viviana Ana 17/08/2018

Estoy de acuerdo, nos enfrentamos con nuestro ego y el de los demás, dudo que haya alguien que pueda decir, no tengo ego, hasta el ser más evolucionado tiene ambición por sentirse cada vez más iluminado o admirado, o tal vez me equivoco?, creo que en el equilibrio está el punto justo, se sufre mucho por el ego, pero es difícil aparcarlo en un rincón.

Acierto sobre el articulo del

Cinta 13/08/2018

Habéis dado en la diana por lo que a mi respecta, me veo por desgracia identificada en muchos de los siete puntos a tratar. Los voy a releer a menudo ( algunos los pasaré a mi agenda) Quiero ponerlos en práctica y seguro que seré más feliz yo y los que me rodean. Muchas gracias!!👍😊

“SOY MUJER Y SOY ASÍ” - POR QUÉ LAS MUJERES SOMOS COMO SOMOS

Que si estamos de mal humor, que si “nos volvemos locas”, que si estamos con el periodo o tenemos estrés… Es cierto que la mujer es voluble a veces por la cantidad de factores que le afectan, ¿sabes cuáles son?

NUEVAS AFICIONES PARA EL OTOÑO: HOBBIES Y OTRAS ARTES

Los meses del frío se relacionan con el trabajo, con largas horas de oficina y una vasta tristeza. Pero todos sabemos que alguien debería desmontar esa leyenda negra… ¡y este año Victoria ha asumido esa

Pantene Colección BB7

7 beneficios para un pelo de aspecto sano, fuerte y con cuerpo