CARMEN POSADAS: “LE HAGO TRAMPAS AL CALENDARIO”

CARMEN POSADAS: “LE HAGO TRAMPAS AL CALENDARIO”

Carmen Posadas confiesa con naturalidad que “le hace trampas a las arrugas recauchutándose”. A sus 62 años ha escrito más de 30 obras.

Si tuviese que definir qué es la elegancia probablemente diría: Carmen Posadas. Esta escritora de 62 años, uruguaya de nacimiento y española de adopción, te cuenta con la misma naturalidad (y sinceridad) que “le hace trampas a las arrugas recauchutándose” o que una de las cosas que más le gusta es: “no hacer nada”. Es profesora honoris causa en la Universidad de Perú, ha escrito más de treinta obras, ha recibido numerosos premios literarios (entre ellos el Planeta, en 1998) e incluso hay una cátedra en la Universidad Europea de Madrid que lleva su nombre. A la vista de todo esto parece que dedica poco tiempo a “no hacer nada”. ¿Queréis conocerla un poco más?

He leído que a los 16 años (y cito textualmente): “Era tan fea que mi madre no tuvo más remedio que tomar cartas en el asunto y hacer que me operasen de la nariz”. No creo que fuese para tanto ¿no?
Era horrible, sobre todo estaba muy acomplejada porque era una fea en una familia de guapos. Por suerte después mejoré un poco.

Debido al trabajo diplomático de tu padre, viviste en diferentes países. ¿Tú crees que una buena parte de tu condición de escritora se debe a las diferentes sociedades, culturas, idiomas… con los que has convivido?
Vivir en distintos países me ha hecho más observadora, más tolerante, más flexible. Todo esto ayuda a la hora de escribir. Es como tener distintas reencarnaciones. Uno no es la misma persona, cambia, se mimetiza con la gente de los lugares en los que vive.

¿Cómo es la sensación al terminar de escribir la primera novela (Cinco moscas azules, 1996)? ¿Se parece a cualquier otra?
Es única. Yo he escrito y publicado más de 30 libros pero no olvidaré nunca dónde y con quién estaba el día en que me llegó un paquete postal con mi primer libro publicado.

Cuando relees tus primeras novelas, ¿notas si han envejecido bien o mal?
No me gusta releer mis libros. Estoy segura que me pasaría como a García Márquez, en una anécdota que cuenta él mismo. Iba en un tren a visitar a un amigo y se quedó sin lectura. Como un escritor no puede estar sin leer, se le ocurrió echar un vistazo a un libro suyo que llevaba como regalo a su amigo. Cuando llegó a destino, ¡el libro estaba todo tachado y reescrito con correcciones!

Has ganado muchos premios y reconocimientos, pero el Planeta (Pequeñas Infamias, 1998) tal vez sea el más popular de todos. ¿Es el que más ilusión te ha hecho?
Sí, le debo mucho a ese premio. Antes yo estaba traducida a 6 ó 7 idiomas. Ahora son 24 lenguas y eso se lo debo al Premio Planeta.

¿Qué autores lees?¿Qué tipo de literatura consumes?
Soy completamente omnívora, devoro todo salvo ciencia ficción que me aburre. Me trago un libro después de otro. Si no tengo uno a mano soy capaz de leerme la guía de teléfonos (interesantísima, por cierto) ¡o los prospectos de las medicinas!

En cuanto a música, ¿cuál es aquella canción o pieza que no te cansas de oír?
Ahí soy muy poco sofisticada. Solo me gusta la música con letra (debe de ser deformación profesional). No me gusta, aunque quede fatal decirlo, la música clásica. En cambio me encanta la ópera, adoro los boleros, los tangos, los fados… todo lo que cuenta una historia.

¿Cómo es el proceso cuando comienzas a escribir una nueva novela? ¿Te viene una idea y comienzas o decides comenzar y es entonces cuando buscas esa idea?
A veces la idea me busca a mí y entonces todo es muy fácil. Otras tengo que buscarla yo a ella y entonces lo paso fatal hasta que la encuentro.

¿En qué andas ahora? ¿Nos puedes adelantar algo?
Acabo de terminar un libro de no ficción a cuatro manos con Marta Robles, sobre las reglas no escritas. Todas esas cosas que nadie te explica y que es mejor saber para que no te vaya fatal en el amor, en el trabajo, con los hijos, etc. La vida está llena de rituales, de protocolos, de reglas no explícitas… ¡y nadie te las enseña!

¿Cómo llevas el paso de los años? ¿Te preocupan las arrugas? ¿Te cuidas mucho más ahora que cuando eras más joven?
Pues lo llevo… ¡regular! Lo único bueno de envejecer es que se te ordenan las prioridades. No das importancia a las tonterías, valoras lo que tienes. En cuanto a las arrugas, procuro hacerle todas las trampas que puedo al calendario. Una de mis hijas [ndr, tiene dos] es médico especialista en medicina estética y muy buena. Me hago algunos “recauchutados” cada tanto (todos sin bisturí). Además soy muy constante aplicándome cosméticos cada día.

¿Dónde está el límite a la hora de intentar ocultar los efectos del paso del tiempo?
Yo creo que el truco de la medicina estética es hacerse cosas naturales que no te cambien la expresión. Me da miedo, por ejemplo, hacerme un lifting, hay mucha momia por ahí con cara de zombi y no quiero ser una de ellas.

¿Qué cosas te hacen sentir bien, estar relajada? Deporte quizás…
A parte de leer, lo que más me gusta es… ¡no hacer nada! [risas]. Hago poquísimo deporte, solo una mini tablita de gimnasia cada mañana. Otra cosa que me gusta mucho es estar sola, adoro la soledad aunque la frecuento poco. Tengo una familia grande a la que también adoro (somos muy tribu).

Tal vez te interese:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso

TENGO SENSIBILIDAD DENTAL: ¿QUÉ HAGO?

Causas de la sensibilidad dental. Descubre por qué te duele cuando comes determinados alimentos y cómo puedes prevenirla.

AROMAS DE RECUERDOS, UN VIAJE AL PASADO

Cómo la mente enlaza olores a recuerdos es algo que parece incomprensible… ¡pero es cierto! Los olores nos teletransportan a momentos especiales de nuestra vida.

Oral-B Genius

Cepíllate como un experto

Oral-B 3D White Luxe Perfección

Elimina hasta el 100% de manchas superficiales en 3 días