POR QUÉ SE PUEDE SUFRIR INCONTINENCIA EN LA MENOPAUSIA

POR QUÉ SE PUEDE SUFRIR INCONTINENCIA EN LA MENOPAUSIA

Las pérdidas involuntarias pueden ser un problema común en las mujeres durante la menopausia. Estas son algunas de las causas que las provocan.

La menopausia es una etapa llena de cambios en la vida de toda mujer. Uno de los que puedes notar es la dificultad para controlar la vejiga. La incontinencia urinaria es un problema típico a partir de cierta edad que puede resultar embarazoso y ser un obstáculo para el trabajo, la vida social y las relaciones sexuales.
Este problema se puede revertir, tratar o, al menos, gestionar mejor. Lo que no hay que hacer es ignorar el problema, ya que normalmente no se soluciona solo e incluso puede empeorar con el tiempo si no se toman medidas.
Lo primero que hay que tener claro son los motivos por los que ha aparecido. Toma nota de los síntomas, algunas razones que la propician y qué puedes hacer tú para combatirla.

Síntomas de la incontinencia urinaria durante la menopausia:

  • Pérdidas de orina al toser, estornudar o practicar ejercicio
  • Dificultad para llegar a tiempo al baño
  • Despertarse más de dos veces por la noche para orinar
  • Frecuentes infecciones del tracto urinario

Causas comunes de incontinencia urinaria durante la menopausia:

  • Músculos del suelo pélvico débiles. Durante la menopausia, esta parte del cuerpo tiende a debilitarse de forma natural. Esto puede causar una reducción del control de la vejiga y una necesidad más frecuente de acudir al baño.
  • Prolapso. Se trata de un descendimiento de los órganos contra el suelo pélvico. Algunas mujeres que lo sufren describen una sensación de hinchazón en la vagina debido a la presión que ejerce sobre ella órganos como el útero, los intestinos o la vejiga. El prolapso produce presión contra el suelo pélvico.
  • Menor elasticidad de la vejiga. La base de la vejiga puede perder elasticidad, de modo que si está llena tiene dificultades para amoldarse al nuevo volumen. Como resultado, se irrita al llenarse causando una sensación de “vejiga hiperactiva” que hace que te sientas como si tuvieras que ir al baño con mayor frecuencia.
  • Reducción de los estrógenos. Con la aparición de la menopausia, la producción de estrógenos del cuerpo disminuye. Al suceder esto, el cuerpo es más susceptible a la incontinencia, ya que los estrógenos que ayudaban a mantener fuertes y en buen estado los tejidos que rodean la vejiga ya no están presentes.
  • Aumento de peso. Muchas mujeres en menopausia tienden a engordar como resultado de los cambios que se están produciendo en su cuerpo. Como consecuencia de esto los músculos del suelo pélvico soportan más peso del habitual y no pueden sostener la vejiga como deberían. Esto se denomina incontinencia por presión.

Gestionar la incontinencia urinaria

Un primer paso importante es fortalecer los músculos del suelo pélvico haciendo ejercicios de contracción muscular como estos e intentar controlar el peso. Conviene prevenir las infecciones urinarias manteniendo una buena higiene personal y bebiendo líquidos con regularidad. También puedes preguntar a tu médico por ejercicios o cirugía para tratar el prolapso y otros problemas que pueden provocar una vejiga sensible.

Para sentirte segura de ti misma y limpia incluso durante las pérdidas, prueba la línea de productos Ausonia Discreet. Para las pérdidas ligeras, puedes elegir los protegeslips. Para una mayor cobertura prueba las compresas, son un 40% más finas pero absorben hasta el doble de lo que necesitas. Y, para la máxima protección, prueba las braguitas con su núcleo absorbente de triple capa que ofrecen la mayor protección contra las pérdidas. La comodidad está garantizada por un diseño que se adapta totalmente a la forma de tu cuerpo.

Cada producto está diseñado para ofrecerte confort y protección, con más capacidad de absorción que la que necesita la mayoría de las mujeres y ayudando a neutralizar los olores.

El consejo estrella de la médica de familia Sarah Jarvis:

“La menopausia solía ser el inicio de un inevitable declive hacia la vejez ¡pero ya no es así! Las mujeres de más de 50 años tienen todo el derecho a llevar una vida tan activa y satisfactoria como siempre. Por desgracia, los cambios hormonales pueden hacerte más propensa a sufrir infecciones urinarias y sequedad vaginal, así como incontinencia. Si notas picor o escozor al orinar junto con necesidad de ir al baño más a menudo y quizás un empeoramiento de la incontinencia, acude a tu médico (con una muestra de orina) para ver si hay infección. Si la sequedad vaginal es un problema, tu médico de familia puede darte un tratamiento que te ayude con estos síntomas y con cualquier tipo de incontinencia”.

 

También puedes leer:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso

ESTE AÑO PAPÁ NOEL SÍ ACERTARÁ CON TU REGALO

Te decimos cómo darle las mejores pistas a Santa Claus para que no se equivoque nunca más.

¿ELLOS SON MÁS QUEJICAS?

¿De verdad los hombres sufren más que las mujeres cuando se cogen un refriado? Examinemos los hechos con ayuda de expertos.