DOBLE VIDA PARA TU HABITACIÓN DE INVITADOS

DOBLE VIDA PARA TU HABITACIÓN DE INVITADOS

Dale una vuelta a la decoración de esa sala que casi no usas y sácale el máximo partido.

Sinceramente, ¿cuántos días al año la usas? ¿O el dormitorio de tu hijo, el que ha volado del nido? Si solo la utiliza algún invitado ocasional, ¿por qué no sacar el máximo rendimiento del espacio y darle otro papel? Así puedes empezar a disfrutar de ella todo el año. Puedes utilizarla para practicar un hobby, relajarte y hacer punto, o simplemente para mejorar el orden. Te preguntarás por qué no lo has hecho antes...

La oficina en casa

Utilizar mobiliario inteligente es clave para mezclar sueño y trabajo. Invierte en un escritorio de oficina, para que puedas esconder todas tus cosas del trabajo al final del día. Una alternativa es un escritorio largo con estantería incorporada. Cuando los invitados lleguen, puedes meter el portátil en un cajón, convirtiendo el escritorio en un tocador.
También hay que pensar bien en el almacenamiento: los papeles de trabajo pueden ir en cajas decorativas, los clasificadores se pueden revestir con un papel bonito y los artículos de escritorio se pueden quitar de la vista en una cómoda poco profunda. Por último, si no vas a estar sentado demasiado tiempo, utiliza una bonita silla ocasional en vez de la típica giratoria de oficina.

Sala de música

No tienes por qué vivir en una mansión para poder tocar o escuchar música en un espacio destinado a ello. Te sorprenderás, pero un piano puede no quitar mucho espacio, y puedes colgar guitarras u otros instrumentos de las paredes, guardando los discos en una estantería ancha. Una alfombra gruesa y acogedora, muchos cojines y unas cortinas pesadas ayudarán a amortiguar el sonido (¡y a mantener lejos a los vecinos!)

Sala de manualidades

¿Te gusta coser, hacer punto, ganchillo o manualidades? ¿Por qué no dedicas un espacio para disfrutar de tu hobby? Lo único que necesitas es una mesa de buenas dimensiones para trabajar. Después, puedes guardar las telas y los materiales en cestas que puedes dejar en estanterías. Utiliza de forma creativa el espacio de la pared con un tablero de clavijas: es genial para colgar cualquier cosa, desde utensilios hasta carretes de algodón. Como toque final, si tienes máquina de coser, compra o haz una funda para disimularla cuando tengas visitas.

Espacio de relax

Reduce los muebles para crear un espacio en el que practicar yoga, pilates o meditación. Si tienes una cama doble, cámbiala por un buen sofá cama, y deshazte de cualquier cómoda o armario innecesario. ¿Sigues necesitando espacio para guardar cosas? Los armarios a medida aprovechan más el espacio que los otros. Después decora en tonos relajantes. Instala un gran espejo para que te ayude en los ejercicios posturales y ¡añade un cojín de suelo grande para tirarte encima cuando termines!

Taller artístico

Si tienes mucha luz natural, incluso la habitación más pequeña puede hacer también las veces de lugar para pintar o dibujar. Pinta de blanco las paredes y el techo, pon un caballete y una silla de tijera y guarda todos los materiales en una mesita de ruedas, para acceder fácilmente a ellos. Si es posible, intenta instalar un pequeño lavabo en un rincón. Será útil para lavar los pinceles y también para darle a tus invitados un lugar para refrescarse.

Vestidor

Libera espacio del dormitorio principal utilizando la habitación de invitados como vestidor. Compra armarios que vayan del suelo al techo y coloca la ropa doblada en una cómoda o armario con estantes, para que lo puedas ver todo en un momento. No escondas tus bonitos sombreros, bolsos o collares: conviértelos en adorno (y ahorra espacio en otro sitio) colocándolos en percheros. Guarda los zapatos en cajas debajo de la cama. Pega una foto de cada par en la parte frontal de la caja para encontrar fácilmente el par que buscas. Por último, es esencial un espejo de cuerpo entero: fíjalo en la parte trasera de la puerta o en la puerta de un armario si tienes poco espacio en la pared.

Sala de lectura

Crea una mini biblioteca llenando una o varias paredes con estanterías. Si tienes poco espacio, intenta colocar estantes encima de la ventana, la puerta o la pared: te sorprenderás de la cantidad de libros que puedes guardar. Puedes ordenar los libros por el color de su lomo: el efecto arco-iris puede ser bastante sorprendente.
Después, añade una silla cómoda y un taburete para los pies, además de una mesa lateral para dejar una taza de café y las gafas de lectura. Por último, con una lámpara de estudio o una luz de techo orientable, podrás seguir pasando páginas hasta altas horas de la noche.

 

También te puede interesar:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso

Haz con tus nietos preciosos regalos de Navidad

Disfruta con tus nietos y pon en práctica las ideas de manualidades de Victoria. ¡El Do It Yourself está de moda!

ESTE AÑO PAPÁ NOEL SÍ ACERTARÁ CON TU REGALO

Te decimos cómo darle las mejores pistas a Santa Claus para que no se equivoque nunca más.