“INVESTIGAR ES CARO Y NO SIEMPRE SE PRIORIZA”

“INVESTIGAR ES CARO Y NO SIEMPRE SE PRIORIZA”

El dr. Joaquín Arribas, del Instituto Oncológico del hospital Vall d’Hebron, nos cuenta cómo es posible seguir avanzando en la lucha contra el cáncer de mama.

La admiración por el Nobel Severo Ochoa lo acercó a la biología molecular, su pasión por la investigación lo llevó a Nueva York, y con la maleta cargada de experiencia regresó a España para seguir luchando, al lado de las pacientes, contra el cáncer de mama. Les presentamos al doctor Joaquín Arribas, Director de Investigación Preclínica del Instituto Oncológico del Hospital Vall d’Hebron.

¿Qué fue lo que te llevó a centrar tus investigaciones en el cáncer, concretamente en el de mama?

Tras la carrera y años de investigación aquí y fuera de España llegué al Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona y, pronto hará 20 años, inicié mi primer proyecto de investigación en cáncer de mama y desde entonces no he hecho otra cosa. En comparación con la investigación más básica encontré la investigación centrada en una enfermedad, próxima al paciente, mucho más estimulante y gratificante.

¿Puede ocurrir que dos personas con el mismo tipo de cáncer de mama y el mismo tratamiento terapéutico no respondan de igual forma? Es decir, ¿una se cure y otra no?

Aún no sabemos cuánto tipos de cáncer de mama hay, es posible que sean más de diez. En la actualidad no es infrecuente que dos pacientes respondan de manera distinta a un tratamiento. Lo más probable es que en realidad esas pacientes tengan dos tumores distintos aunque la diferencia no sea evidente con las pruebas que tenemos disponibles. Tenemos que seguir investigando hasta que podamos determinar con exactitud qué tipo de cáncer de mama tiene una paciente y cual es la terapia más efectiva contra él.

¿Se conocen (con eficacia demostrada) formas de prevenir este tipo de cáncer?

Hay multitud de estudios que muestran que los hábitos saludables de vida previenen en cierta medida la aparición del cáncer. Hablamos de no fumar nada en absoluto, un consumo muy moderado de bebidas alcohólicas, llevar una dieta sana y hacer ejercicio habitualmente.

De todos modos, aunque de manera más infrecuente, incluso si llevamos hábitos sanos de vida, podemos desarrollar cáncer, hay un porcentaje de tumores que aparecen por azar. Por tanto, además de hábitos saludables debemos someternos a pruebas para la detección precoz del cáncer; cuanto antes se detecta un cáncer más fácil es tratarlo. En el caso del cáncer de mama dicha prueba es la mamografía.

¿Consideras que cuentas con el respaldo suficiente para llevar a cabo tu investigación?

Investigar es muy caro. Los poderes públicos, dirigidos por políticos, con frecuencia tienen miras cortas y se concentran en proyectos a corto plazo. La investigación es un proyecto a largo plazo que muchas veces no se prioriza suficientemente. Algunas instituciones privadas tienen una perspectiva a más largo plazo y su apoyo es fundamental para que la investigación progrese.

¿Qué se siente al tener el apoyo de firmas como Ausonia?

En primer lugar una gran responsabilidad. En el laboratorio somos plenamente conscientes de que detrás de los recursos que pone a nuestra disposición Ausonia a través de la AECC está el esfuerzo completamente desinteresado de mucho empleados. Hacemos todos lo que está en nuestra mano para que usar los recursos generados mediante ese esfuerzo de la manera más eficiente posible.

 

CURAR EL CÁNCER… Y LAS EMOCIONES

Un estudio realizado por Ausonia manifiesta que muchas mujeres experimentan el ‘bajón’ emocional tras superar el cáncer. La psicóloga de la AECC Patrizia Bresanello nos ayuda a entenderlo. “Es un hecho habitual, puede deberse a que, tras el diagnóstico, hay una ‘contención emocional’, la atención se centra en los aspectos médicos: la prioridad es curarse. Suele haber cierta ‘presión’ familiar y social para que la paciente esté ‘animada, con energía y positividad’. Una vez que la enfermedad está controlada, se toma conciencia del enorme impacto emocional que ha supuesto toda la experiencia oncológica. Al finalizar los tratamientos es cuando aparecen la depresión, la angustia, la ansiedad, el miedo y el malestar emocional de mayor intensidad”.

La AECC ofrece apoyo psicológico gratuito tanto para pacientes como para los familiares que lo lo necesiten, solo hay que llamar por teléfono para solicitar una cita.

 

También puedes leer:

Deja un comentario *Campo obligatorio
Confirmo que he escrito el contenido íntegramente y acepto las Condiciones de uso y los Términos de uso

HOBBIES QUE TE DIVIERTEN... Y TE ENTRENAN

Este invierno no te quedes parada, busca una actividad que te guste y quema calorías al mismo tiempo que te lo pasas bien.

TU CUERPO TE DIRÁ CÓMO VESTIRTE DE FIESTA

Descubre los mejores estilos de moda según la forma de tu cuerpo ¡Siéntete bien contigo misma en la próxima fiesta con ropa seleccionada atentamente!